Xaquín Pastoriza | Una marea humana volvió a anegar las calles de Vigo manifestándose contra los recortes en sanidad pública. Vigo lleva años movilizándose contra el modelo privatizador de la sanidad que está aplicando con intensidad la Xunta del PP. Recordemos la gigantesca manifestación del 3 de septiembre de 2015, que reunió a 200.000 personas contra la gestión privada del nuevo Hospital Álvaro Cunqueiro y que acabó provocando la dimisión de la Conselleira de Sanidade.

En todo este periodo hubo más movilizaciones en Vigo en defensa de la sanidad pública, pero la de ayer fue especialmente significativa, con más de 40.000 personas, ya que la situación de la sanidad en el área de Vigo está llegando al límite.

La manifestación fue convocada bajo el lema “Pola dignidade da Atención Primaria” por los 25 jefes de servicio de los centros atención primaria del área sanitaria viguesa que dimitieron hace dos semanas en protesta por el desamantelamiento de unos CAP, que carecen cada vez más de medios humanos y materiales para garantizar el derecho a la salud pública. Los recortes que están afectando al sistema de salud gallego desde 2012 se están traduciendo en enormes listas de espera, falta de personal, precariedad y deficiencia en la atención como resultado de la sobrecarga de trabajo( hay casos en los que cada médico tiene que atender hasta 45 pacientes por día). La falta de médicos tuvo incluso consecuencias trágicas con el fallecimiento de un hombre en el PAC de A Estrada (Pontevedra) porque el único medico disponible estaba atendiendo una emergencia fuera. Este desborde provoca que unos 86 pacientes se deriven diariamente de la pública a la privada en Galiza.

Esta situación se vio agravada tras la aprobación en enero de este año de la Lei de Saúde, que supuso la supresión de áreas sanitarias, el desmantelamiento de hospitales comarcales y la privatización de más áreas, acabando con la participación social en el control de la Sanidad Pública Gallega. Esta ley supuso también la entrada masiva de fondos de inversión y empesas privadas, profundizando el modelo neoliberal que convierte los servicios públicos en objeto de negocio, priorizando los beneficios de las empresas sobre los intereses del usuario/a.

Pero estos ataques han desatado también la oleada de movilizaciones más sostenida y masiva que ha vivido Galiza en los últimos años. Hace meses que llevan movilizándose por todo el territorio los trabajadores de ambulancias, los Puntos de Atención Continuada, las Urgencias, las auxiliares de enfermería, los médicos, las personas afectadas por los recortes, etc. La clave del éxito de estas movilizaciónes, como la vivida ayer en Vigo, reside en la unidad, una unidad entre usuarias/os y profesionales de la salud, entre sindicatos y plataformas, que comparten el objetivo de frenar los recortes y construir comunidad en defensa de lo público.

Las consignas escuchadas ayer reflejaban ese hartazgo contra el expolio de la sanidad pública: “Feijóo escoita, o público está en loita!” o “Feijóo, atende a sanidade non se vende!”. El éxito de la manifestación demuestra que la situación es insostenible, que no estamos dispuestos a ver pasivamente cómo se juega con nuestra salud para enriquecer a una minoría. Por eso, al término de la manifestación, cuyo manifiesto tuvo que ser leídos dos veces ante la gran afluencia, la presidenta de la Xunta de Persoal del área sanitaria de Vigo, María José Diéguez, anunció otra manifestación para el próximo 24 de Enero. Estamos seguras que volverá a ser masiva, porque la sanidad pública de Vigo no se vende, se defiende!

 

Versión en gallego:

Multitudinaria manifestación en Vigo en defensa da sanidade pública