José | Actualmente y desde hace años, el desgaste de la sanidad pública en la Comunidad de Madrid es algo evidente. Por ello desde el día 10 enero las urgencias de hospitales, atención primaria, SUMMA 112 y los propios ciudadanos se han unido para recabar firmas y presentarlas en la Consejería de Sanidad el día 31 enero.

En pocos días se han conseguido más de 30.000 firmas desde la plataforma Change.org y una mayor unión y movilización de los profesionales de todas las categorías de los servicios de urgencias. En el caso de las urgencias del hospital 12 de Octubre, las infraestructuras obsoletas, material en condiciones inadecuadas, la falta de higiene y la falta de personal en todas sus categorías hace que repercuta de manera negativa en el paciente, sin poder ofrecer la calidad y cuidados adecuados. En concreto, la saturación no es una cosa puntual en período invernal/gripe, durante todo el año se produce éste problema, y es que en éste servicio hay un problema interno de cierres de camas, entre otros. Desde años se llevan cerrando camas en su zona de observación de una manera prácticamente estipulada, cuenta con 40 camas , las cuales no están abiertas durante todo el año, en período de epidemia de gripe extendiéndose hasta los meses de primavera se suelen abrir las 40 camas, pero el resto del año su cierre llega a bajar hasta sólo disponer de 24 camas en período de verano(situación que no pasa en otras urgencias de la comunidad de Madrid) y todo ello agravado por el cierre de camas hospitalarias. En verano incluso en ésta zona, en el turno de noche el personal de enfermería y TCAEs (Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería) es responsable de un número mayor de pacientes que el resto del año( 12 cada una). La urgencia general cuenta con diferentes zonas, dos puestos de triage con dos enfermeras, aquí el problema está en los tiempos de esperas y el estrés producido en su personal, de forma habitual los tiempos según recomendaciones se ven sobrepasados, y en muchos problemas de salud el tiempo es muy importante a la hora de abordarlo (La SEMES, Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, recomienda que la entrevista inicial se realizará en un tiempo no superior a 10 minutos desde la llegada del paciente al servicio de urgencias). Y por todo ello se ha solicitado otro puesto tanto en infraestructura como de personal de enfermería. Otras de las zonas es la zona de agudos o encamados, aquí pasan aquellos pacientes con un nivel II de prioridad ( tiempo de 10 min. para ser valorado por un facultativo) o personas dependientes que precisan de una cama. Cuenta con 34 camas y un Box de atención rápida para pacientes más inestables, el problema radica en la falta de camas a consecuencia de la infraestructura, y de manera habitual los pacientes esperan en silla de ruedas o en camillas (si es traído en ambulancia) a que se les asigne una cama , aquí nos encontramos con pacientes hemodinamicamente inestables que son valorados por un facultativo y personal de enfermería de manera persona-dependiente, ya que no están asignados de manera estipulada, y en la mayoría de los casos se sobrepasan los tiempos según su prioridad. La valoración en un pasillo incumple la intimidad , dignidad del paciente y la confidencialidad de los datos según:

– El artículo 18.1 de la Constitución Española : «Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.»

– La Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad (LGS), cuyo artículo 10 al regular los derechos de los usuarios, se refiere expresamente al respeto a la intimidad, a la confidencialidad de toda la información relacionada con su proceso.

– La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica (LBAP). El artículo 7.1 de esta Ley establece que: «Toda persona tiene derecho a que se respete el carácter confidencial de los datos referentes a su salud, y a que nadie pueda acceder a ellos sin previa autorización amparada en la Ley.»

– La ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública, cuyos artículos 7 y 43.2, se refieren específicamente al respeto a dignidad e intimidad personal. Y aparte las ambulancias en ésta situación se ven inhabilitadas sin poder atender la demanda de otros pacientes. Además de todo ello en la zona de agudos/encamados el personal de TCAEs (Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería) es inferior al de enfermería y con las cargas de trabajos no se puede dar una asistencia y cuidados de calidad, a pesar del esfuerzo de los mismos.

De manera continuada se está reclamando el aumento de un/a TCAE más en ésta zona. Otra de las zonas es la de sillones, 8 sillones para aquéllos pacientes que un principio pasarían a una cama, pero que pueden permanecer en un sillón. Esta zona fue implantada hace más de 2 años, de un día para otro sin ser conocedores la mayoría de su personal y sin directrices para su correcto funcionamiento, aquí se precisa de manera urgente de sillones adecuados, ya que para que no se reclinen, algunos de ellos hay que apoyarlos contra la pared y para elevar pieceros hay que poner cajas de sueros o banquetas, un desastre de manera resumida, que ya se ha reclamado en reiteradas ocasiones. Otras zonas como ambulantes tiene otro problema de infraestructura y organización, donde el hacinamiento en las salas de esperas es algo habitual, y en la misma sala podemos encontrar desde pacientes inmunodeprimidos hasta pacientes con posibles diagnósticos de gripe, ya que no hay un circuito ni infraestructura para que los pacientes inmunodeprimidos o de mayor riesgo pasen a otra sala dentro de ésta zona. En el área de traumatología aún se siguen dejando pacientes en camas en el pasillo, por problema de infraestructura, y en su sala de espera es habitual el hacinamiento de pacientes.

Y por último en la zona de consultas el problema principal es sobrepasar los tiempos de espera según prioridad de algunos de los pacientes, para que sean valorados por un facultativo. De forma general la higiene como centro sanitario deja mucho que desear, la falta de material, como almohadas o mantas hace que la humanización (como plan establecido de atención sanitaria en la Comunidad de Madrid para 2016-2019) se vea denigrada, sustituyendo las almohadas por sábanas dobladas, sin poder facilitar los cuidados adecuados y la situación bochornosa que tiene que soportar su personal. El personal de limpieza se ha reducido en los últimos años, y se ha reclamado en reiteradas ocasiones el aumento del mismo, ya que por ejemplo en la zona de encamados no hay una presencia física de manera estipulada de personal de limpieza y los colchones de las camas no se limpian de manera adecuada por el ritmo frenético en ésta zona. En relación a los celadores, las cargas de trabajo son tan elevadas, que no hay personal suficiente en todos los turnos para llevar a cabo sus funciones , entre ellos se ve limitado los traslados de los pacientes, es un servicio donde el tiempo premia y si no hay personal suficiente , el movimiento de pacientes se ve limitado y así su funcionamiento. En la zona de rayos de urgencias por ejemplo , se precisa un aumento en el numero de celadores. Recalcar la falta de material ,tanto de sillas como de camas, y muchas de éstas inadecuadas con el riesgo que conlleva en la salud laboral. En relación a las camas , se disponen de muchas que no son adecuadas para ésta unidad, y antes que lo económico está el paciente y la Humanización. Así mismo además de los traslados de pacientes, la figura del celador tiene otras funciones que se ven limitadas, como el apoyo a TCAEs para los cuidados del paciente. También se quiere resaltar que en la urgencia , se programan celadores con puestos de Salud Laboral ( sin existir puestos como tales en éste servicio) donde sus funciones están limitadas, causando un aumento de las cargas de trabajo en el resto de compañeros y al mismo tiempo limitando el funcionamiento de la unidad.

De 2011 a 2012 se han llevado a cabo el cierre de 112 camas en el hospital y las urgencias de 2012 a 2017 han aumentado en 29437 y todo ello con las mismas infraestructuras y dotación de personal , aumentando al mismo tiempo la población madrileña. Y con respecto al personal, es una problemática año tras año el cúmulo de horas de su personal, a día de hoy a 164 del total de sus trabajadores entre TCAEs y enfermería el hospital debe 593 días que esperamos que se tome alguna solución para resolverlo y que no siga sucediendo. Al igual que los permisos que por Ley pertenecen, como ejemplo las horas de formación, que aunque se soliciten no se conceden con el impedimento que ello produce en la formación de sus trabajadores, incumpliendo uno de los objetivos específicos del Plan de Humanización de Asistencia Sanitaria para 2016-2019 en la Comunidad de Madrid. Como hospital de referencia a nivel nacional , los responsables deberían de poner de su parte para que también sea la urgencia de referencia , no es tan complicado porque ya cuenta con algo importante : profesionales competentes y cualificados.

 

José es trabajador de Urgencias del hospital 12 de Octubre de Madrid.