Víctor de la Fuente | Más de cien desahucios al día en el Estado español ante el impago del alquiler y cincuenta debido a las hipotecas. La burbuja inmobiliaria se ha llevado hoy por delante a cuatro familias del bloque 11 de la calle Argumosa en el madrileño barrio de Lavapiés.

Aproximadamente a las dos de la madrugada se desplegaban los agentes antidisturbios de la Policía Nacional en la calle de Argumosa. Más de seis furgones y varias decenas de policías cubrían los accesos de la calle, evitando así la llegada de activistas, vecinas y vecinos que se acercaban ante la llamada el Sindicato de Inquilinas y que desde las once de la noche volvieron a acampar en el interior del bloque con el fin de defender el derecho a la vivienda de las inquilinas. Cuatro desahucios simultáneos, ordenados por varios juzgados de Madrid que se emitían con menos de 48h de antelación. Esta era la nota que confirmaba la oleada de intentos de desahucio que lleva viviendo desde hace meses el vecindario, hasta en siete ocasiones en el caso de Pepi, vecina del cuarto piso. El objetivo por tanto esta claro: desalojar y vaciar un bloque de pisos vendido a un fondo especulativo, en una de las zonas más turistificadas de Madrid, con el fin de que sean incorporadas al mercado del alquiler turístico.

Junto al papel de los juzgados, el resto de las instituciones también han jugado su papel. En el caso del ayuntamiento de Madrid, gobernado por la alcaldesa Manuela Carmena, se ha negado en varias ocasiones a ponerse del lado del vecindario, como reclaman desde el inicio de este conflicto los colectivos de vivienda Sindicato de Inquilinas y la Plataforma de Afectados por la Hiptoeca (PAH) quienes reclaman la expropiación del bloque. Por parte del gobierno, la respuesta se puede ver y sentir en la orden de enviar a la Policía Nacional y antidisturbios, ya que son responsabilidad directa del delegado de gobierno, en este caso del PSOE. Todo ello desoyendo una vez más, los mandatos del Observatorio DESC y la ONU, quien reclamaba reiteradamente a las instituciones del Estado español la obligatoriedad de asegurar una alternativa habitacional antes de poner en marcha un desahucio.

Al rededor de las 7 de la madrugada eran ya decenas de vecinas quienes reclamaban que se frenaran dichos desahucios. La tensión ha ido creciendo progresivamente hasta las 10 horas de la mañana, a la cual estaban fijados los desahucios. Las cargas policiales se han comenzado en la calle sobre el vecindario mientras en la entrada del bloque se estaba realizando la entrada violenta de la policía. En primer lugar han intentado tumbar la puerta, que ha resistido gracias a los activistas, en su lugar los cuerpos del Estado han reventado la cristalera y abierto la puerta. Han comenzado a expulsar por la fuera a los primeros activistas, siendo además detenidos. Siendo al menos ya 7 detenidos, según nos confirman a Poder Popular. Mientras la calle comenzaba a desbordar, Bloques en Lucha, Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Sindicato de Inquilinas y militantes de diversas organizaciones.

A nadie se le escapa a estas alturas lo inédito de esta actuación. Tanto la coordinación judicial de varios juzgados con ordenes de desahucio calcadas, así como el despliegue y la violencia policial, como denuncian las propias vecinas.

Ampliaremos la información…