Marta Macías Amérigo | Tras una semana de huelga en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, a raíz del nuevo plan de reordenación docente que quiere implantar el rector, las estudiantes culminaron el viernes con un bloqueo en rectorado para impedir que se celebrase el Consejo de Gobierno. Sin embargo, varios consejeros lograron entrar por unos túneles subterráneos que no fueron comunicados a todos los participantes del consejo. Hemos estado hablando con Raquel de la Chica Liñán, una de las estudiantes impulsoras de estas movilizaciones.

 

Hola Raquel, háblanos un poco sobre los motivos de estas movilizaciones, ¿cómo decidisteis hacer la propuesta de huelga? ¿cómo va la moción de censura?

Pues a ver todo viene por la idea de reordenación académica planteada por rectorado, de la cual no se nos ha informado bien y nos afecta directamente. En ella se plantea la extinción de varios grados en distintos campus, además, no se nos da ninguna garantía de que podamos continuar los estudios en ese campus, se suspenden asignaturas y demás. Lo más grave de esto es que se está negociando un plan que nos afecta a los estudiantes de manera directa y no se está negociando con nosotros; se quiere aprobar hoy para llevarlo rápido y corriendo a la comunidad de Madrid el 1 de marzo y que no podamos hacer nada más. Frente a esto tuvimos una reunión del consejo de estudiantes abierta a todo el estudiantado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, que es la más afectada, el miércoles 13 de febrero. En esa reunión se decidieron las actividades que se iban a llevar cabo durante esta semana, que era el llamamiento a huelga, las distintas movilizaciones en Aranjuez, Vicálvaro y Móstoles, el encierro de esta noche en Móstoles y la concentración de hoy.

Respecto a la moción de censura, por ahora tuvimos que contactar con los profesores y demás personal que habían firmado en octubre, porque obviamente sus firmas ya no eran válidas, y teníamos que hablar con ellos por si querían retirarlas. Contando estas teníamos 65, pero las retiraron unos cuantos y ahora mismo tendríamos 54. Parte de los estudiantes que quedaban sin firmar, finalmente firmaron, viéndose no sé si presionados por el estudiantado o porque se dieron cuenta de que era lo lógico, con esas sumamos 20 más. En este momento tendríamos 74 y nos faltarían unas firmas que no tenemos aún en físico, que son las del personal de administración y servicios, pero que no queremos tener todavía porque ellos serían los más afectados si firmasen, es decir, los que se llevan la peor parte, entonces queremos esperar hasta el final y si ya vemos que necesitamos todas las que nos pueden ofrecer, las utilizamos, pero por ahora contando con ellas no llegaríamos a las 100. De aquí a una semana, a lo mejor conseguimos tenerlas todas, pero ahora mismo no es posible.

 

¿Cómo ha ido la semana? ¿Ha tenido mucho seguimiento la huelga? ¿Qué tal el encierro? ¿Cómo va la concentración?

La semana de huelga ha ido bastante bien en algunos campus y más regular en otros, pero ya lo sabíamos. En principio se convocó la huelga durante toda la semana, pero luego varios estudiantes decidimos concentrar fuerzas en lo importante y hacer que la semana de huelga fuese solo de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas, haciendo que el resto de facultades solo tuvieran huelga jueves y viernes. El lunes martes y miércoles es verdad que los edificios que tenían solamente clases de la FCJS estaban bastante vacíos, sobretodo en Aranjuez, ya que son los principales afectados, en el resto de campus más o menos también vimos un buen seguimiento. El martes hubo una concentración en Vicálvaro, mientras tenía lugar la Junta de facultad dónde se decidía un plan de reordenación docente propuesto por la decana de facultad, que era contrario al de rectorado. Se aprobó por mayoría y bueno, durante esa junta de facultad había bastante gente allí en Vicálvaro. El miércoles hubo concentración en Aranjuez. Se cerró un edificio, todos los estudiantes nos sentamos en la entrada de este y no dejamos pasar a ningún estudiante para ir a clase, básicamente lo que vienen siendo piquetes, y también muy bien, se llenó el edificio entero de gente, y se consiguió que no entrara nadie. El jueves fue un poco más suave porque estábamos concentrados en el encierro, se hizo huelga, por supuesto, pero no hubo manifestación ni apenas piquetes, solo informativos porque había que ahorrar fuerzas. A las 20.15 llegamos a rectorado e intentamos que nos dejarán entrar, habían reforzado muchísimo la seguridad y puesto cadenas por todas partes pese a que les habíamos dicho ya que íbamos a entrar y, finalmente cuando vieron que había demasiada gente y que no nos íbamos, negociamos con ellos y nos dejaron una sala en la que entrábamos todos. También se nos han abierto baños y un par de salidas para poder tomar el aire, fumar, etcétera, así que bastante bien. Tuvimos una asamblea por la noche y luego intentamos descansar un poco, lo que se ha podido. Pero ha transcurrido todo bastante bien, no ha habido ningún incidente, y a las 6.30 hemos empezado a ver que aparecían coches. Hemos despertado a todo el mundo, hemos recogido todo muy rápido y a las 7.00 estábamos ya colocados en todas las puertas de acceso a rectorado para tapar completamente cualquier entrada y que no pudiera entrar ningún consejero de gobierno. Se han taponado todos los accesos de manera absoluta menos el acceso principal, donde hemos tenido a unos compañeros nuestros consejeros de gobierno identificando quién no es del consejo y que por tanto puede pasar (personal de administración de servicios, etcétera), y quién si es consejero de gobierno y por tanto no puede pasar. Eso es en lo que se ha convertido la concentración de hoy.

 

¿Rectorado se ha puesto en contacto con vosotras o esperáis que lo haga?

No, el vicerrector de ordenación académica intentó hablar con nosotros, así como el vicerrector de planificación, el problema es que siempre que intentan hablar con nosotros nos intentan vender la moto de que lo que están haciendo no es realmente lo que nosotros pensamos que es, que no nos va a afectar, que seguro que nos van a dar garantías… pero nada de eso es seguro, es palabrería pura y dura que nos están intentando colar y que no nos creemos, porque ya nos han mentido en innumerables ocasiones.

 

Las estudiantes de la URJC lleváis ya un par de años con muchos escándalos, ¿cómo se ha manifestado esto en la comunidad estudiantil? ¿Notáis a las alumnas más concienciadas?

Yo creo que sí, y sobretodo más quemadas. Concienciadas igual no tanto porque sigue habiendo sectores muy inmovilistas de nuestra universidad, la mayoría en realidad, pero sí que es verdad que en cuanto a otros años las manifestaciones, las concentraciones e incluso las conversaciones dentro del aula son muchísimo más intensas, mucho más numerosas y mucho más frecuentes, así que yo diría que sí.

 

Ya hemos visto que rectorado no ha respondido y que muchos del consejo de gobierno (los suficientes como para tener quórum) accedieron al edifico por galerías subterráneas no transitables, con unas medidas de seguridad insuficientes, ¿cuáles van a ser vuestras próximas acciones?

Como ya sabemos el plan ya ha sido aprobado, por tanto lo que nos queda ahora es continuar con la moción de censura y, si se aprueba, se vota y sale, el rector tendrá que irse, lo que pasa es que ya una vez firmado este plan por la Comunidad de Madrid el 1 de marzo, no sabemos hasta qué punto el nuevo rector puede dar marcha atrás, entonces no sabemos muy bien qué podemos hacer.

Por otro lado, un director de departamento redactó una solicitud que quiere presentar en registro, explicando por qué le parece que el consejo de gobierno no ha sido legítimo.

Estamos hablando también con los decanos y directores de departamento que se quedaron fuera, para ver qué podemos hacer para invalidar esta votación, también porque el acceso al rectorado no oficial (los túneles) solo fue comunicado a algunos consejeros de gobierno y no a todos, por ejemplo a los estudiantes obviamente no se les transmitió y estamos estudiando hasta qué punto eso es legal, organizar un consejo de gobierno solo con algunos consejeros mediante una criba informativa.

 

Marta Macías Amérigo es militante de Anticapitalistas y de Abrir Brecha.