Redacción | Cientos de alumn@s de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Salamanca se concentraron ayer contra el funcionamiento del Grado y los cambios en el plan de estudios que les obligarán a cursar un año más si hacen un intercambio o traslado, encareciendo sus estudios y perjudicándoles para su examen MIR.

En 2010 arrancó en la Facultad de Medicina y Odontología de Salamanca el plan de estudios de Grado. Desde el primer momento se vio envuelto en polémica pues la adaptación desde en el plan de Licenciatura fue caótica para alumnos y profesores. La simple distribución de las asignaturas entre los cursos o el número de créditos de las mismas resultó absolutamente diferente al de las otras facultades de Medicina del Estado, dificultando de esta manera la movilidad de las alumnas mediante becas o traslados (algo que en teoría el Plan Bolonia venía a facilitar), y sobrecargando en exceso el curso de sexto, cuando las estudiantes deben empezar a prepararse para el examen MIR.

En junio de 2018 se aprobó en la Junta de Facultad una reforma del plan de estudios que no contó con el apoyo del alumnado, pues se hizo, según declaran sus representantes, “por la puerta de atrás”, sin presentar la documentación necesaria ni teniendo en cuenta sus propuestas. Esta reforma del plan de Grado que empezará a funcionar el próximo curso, junto otros problemas que la Facultad arrastra (goteras en las aulas, cambios durante el curso en los criterios de evaluación de asignaturas con respecto a lo establecido en las guías académicas, distintos modelos de examen para las dos convocatorias de una misma asignatura, falta de personal docente en las prácticas, etc.) han ido generando un clima de malestar que ha culminado en las últimas semanas con una gran movilización de las y los estudiantes de Medicina.

En primer lugar, se organizaron para recoger en cuatro días más de 1000 firmas (del total de 1400 estudiantes de la Facultad) que entregaron el lunes 11 de marzo al Decanato y al Vicerrectorado de Política Académica y Participación Social de la USAL (Universidad de Salamanca). Tras no obtener ninguna respuesta positiva a sus peticiones, en una asamblea que tuvo lugar el jueves 21, se convocó una concentración en la puerta de la Facultad de Medicina y Odontología el martes 26 a la una del mediodía.

Cientos de futuros médicos respondieron ayer a la convocatoria, interrumpiendo sus clases o su rotación por el Hospital para protestar contra la nueva normativa de matriculación: solo se podrán matricular de 62 ECTS de primera matrícula y no de 72 como ocurría hasta ahora. Esto sobrecarga el sexto curso, en el que tienen varias asignaturas importantes además de prácticas en el hospital y el Trabajo de Fin de Grado, impidiendo una correcta preparación del examen MIR. Además, provoca que participar de una beca Erasmus o SICUE o hacer un traslado suponga alargar un séptimo año sus estudios, con el encarecimiento que conlleva al total de su formación. Exigen por tanto que la normativa de matriculación se quede como está: 60 ECTS máximo en primero de carrera y 72 en el resto de cursos.

Con pancartas, hastags (#QuieroMis72, #NoDoyCrédito, #SOSMedicinaUSAL) y carteles traídos desde casa (“Basta de perjudicar al estudiantado”, “Nuestra docencia es una urgencia”, “USAL, postureo internacional”, “Nos toman por imbéciles”), concentrados en el hall del edificio, lograron que el decano Francisco Javier García Criado saliera a escucharles y entregarle su manifiesto como se ve en este vídeo:

https://twitter.com/albertobb1999/status/1110669619650531329

“Si seguís con esta actitud te aseguro que mi cambio de opinión va a ser radical”
“Sigo dispuesto a hablar, pero nunca jamás lo haré, y quiero que os quede muy claro a todos, bajo medidas de presión”


En declaraciones a los medios, para restar importancia al conflicto, argumentó que, pese a la gran falta de medios económicos con respecto a las otras 42 facultades de Medicina de España, los resultados de los estudiantes de la USAL en las pruebas MIR son muy positivos, igual que el número de publicaciones y calidad del profesorado según los ránquines.

Un punto clave en este desencuentro con el alumnado es que el Decanato asegura que la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (ACSUCYL), organismo encargado de evaluar la calidad de los Grados, les había exigido la modificación de las pautas de matriculación para el cumplimiento de la normativa europea. Esto ha sido desmentido por el presidente de ACSUCYL, asegurando que la normativa europea no exige una modificación de los ECTS de primera matrícula.

“Con la norma de matriculación que aprobó el anterior equipo rectoral un número importante de alumnos podría acabar sus estudios un año antes de lo debido” asegura García Criado. Sin embargo, las alumnas afirman que no es posible que nadie acabe la carrera en cinco años, y que con el cambio de normas se condenará a cursar 7 y no 6 años a quien se plantee una beca de intercambio.

Tras la movilización de la mañana las alumnas organizaron anoche una campaña en Twitter que llegó a ser tendencia en España con el hastag #SOSMedicinaUSAL. Exigen un escrito del Rectorado de la USAL comprometiéndose a revocar la decisión y un plan de estudios consensuado con el estudiantado, y aseguran que no pararan sus protestas hasta conseguir ambas cosas:

“En nuestro Grado desestructurado imponen medidas que se sacan de la manga, diciendo que lo exige la normativa europea o el ACSUCYL sin ser ni siquiera verdad”. “Nos dicen las cosas de malas formas, con condescendencia y paternalismo, pero se niegan a respondernos por escrito”.

No es la única gran movilización estudiantil que enfrenta la Universidad de Salamanca en estos días. Tras la prohibición expresa del Rector a la realización de actos de la plataforma @DecideUSAL, en el campus de Zamora se presenta hoy el referéndum que tendrá lugar mañana jueves en la comunidad universitaria sobre la forma de Estado.

L@s jóvenes queremos decidirlo todo.

Manifiesto de las alumnas de Medicina en lucha: