Redacción Poder Popular | A través de una carta, más de cien personas internas denuncian las situaciones de indefensión, arbitrariedad e incumplimiento del reglamento que se padecen en el CIE de Aluche en Madrid.

Las personas firmantes de dicha carta, que incluimos al final de este articulo, han denunciado ante el juzgado los tratos vejatorios y agresiones continuadas que sufren en el interior del CIE. La deficitaria atención médica en la que se encuentran, a lo que hay que sumar la falta de acceso a medicamentos e información con respecto a la medicación administrada. Y es que, en contra de la normativa de los centros de internamiento para extranjeros, se detectan casos de personas con problemas graves de salud mental que no son atendidos correctamente. En la misma carta señalan “es lamentable e indignante la vulneración de los derechos fundamentales a la que nos vemos sometidos a diario, tanto psicológica como físicamente y ya no nosotros los internos (as), sino también a nuestros familiares y visitantes, quienes en algunos casos deben desplazarse hasta 800km para tan sólo 25 o 30 minutos de visita, situaciones que no se presentan ni aún en una prisión”.

De la misma forma las personas firmantes señalan graves errores de carácter administrativo de gran relevancia. Es el caso de la obstaculización y/o negación del procedimiento de solicitud de protección internacional y asilo. Así como el procedimiento a la hora de llevar a cabo las más que denunciables expulsiones, las cuales se llevan a cabo en total ausencia de notificaciones o incumplimiento del plazo de aviso de las mismas. Y que como las mismas firmantes señalan a través de dicha carta “es un procedimiento humillante, vergonzoso, y despreciativo”. Y que describen con notable detalle, reflejando los tratos vejatorios que sufren a lo largo del proceso de expulsión “proceden a inmovilizarnos, en los brazos y una malla en las manos, así como también una cinta sujetándonos la parte inferior. Dejándonos totalmente inmóviles como si de algún animal se tratase”.

A lo cual debemos añadir el aislamiento injustificado de algunas personas con la consiguiente situación de indefensión, así como las continuadas agresiones. Que como las personas firmantes relatan a lo largo de la carta se vienen sucediendo en diferentes y variadas circunstancias. Llegando a señalar que algunas personas internas “han llegado a intentar quitarse la vida por tanta vejación sufrida, inclusive algunos compañeros al llegar a su país de origen han llegado lesionados por temor a algunas represalias futuras hacia familiares de los mismos que han quedado en España y no se han atrevido a denunciarlas. Contamos con pruebas de vídeos y fotografías de lo anteriormente escrito”. A las 101 personas firmantes se han sumado también diversas organizaciones que asisten de forma continuada a las internas en el CIE. Quienes a través de una nota de prensa reconocen “apoyamos la denuncia de las personas internas y exigimos el cierre inmediato de todos los CIEs del Estado.” Y añaden que “los CIEs no son centros de carácter penitenciario, en los que las personas internas se ven privadas de su libertad por encontrarse en situación administrativa irregular.” Y reclaman que “es imprescindible evitar la arbitrariedad y la impunidad, que se garanticen los Derechos Humanos de las personas internas y que se cumplan el reglamento, los autos judiciales y las recomendaciones del Defensor del Pueblo”. Entre las organizaciones firmantes se encuentran: Mundo en Movimiento, SOS Racismo Madrid, Observatorio de Derechos Humanos Samba Martine, Acción en Red Madrid, Plataforma CIEs NO Madrid, Karibu y Pueblos Unidos.