Pepe Mejía | “Lo mataron por pedir democracia y para que podamos convivir juntos como ahora”. Así de rotundo se manifestó Manuel Ruiz, hermano de Arturo asesinado por la ultraderecha, durante el acto de colocación de una placa en memoria de Arturo Ruiz.

Alrededor de un centenar de personas -muchas de ellas miembros de colectivos memorialistas como La Comuna, familiares y amigos y amigas- se congregaron este viernes 14 en la plaza de Soledad Torres Acosta de Madrid, cercana a las calles Estrella y Silva en donde cayó asesinado el estudiante Arturo Ruiz, una de las muchas víctimas invisibilizadas ya no sólo por la dictadura sino por la democracia.

Durante su alocución, Manuel destacó que materializar el reconocimiento ha seguido un largo recorrido no exenta de dificultades. La última, la negativa de las Comunidades de Vecinos de las fincas en donde confluyen las calles Estrella y Silva a colocar inicialmente la placa. Finalmente se coloca en esta plaza que lleva el nombre de una religiosa que, a través de la congregación Siervas de María Ministras de los enfermos, se dedicaba al cuidado de enfermos.

Arturo Ruiz

Las autoridades judiciales han comunicado a la familia la prescripción de los hechos que ocasionaron la muerte de Arturo Ruiz. Al respecto, Manuel enfatizó: “no habrá ley que me paré para seguir exigiendo justicia”. Destacó que los hechos ocurrieron en democracia y que uno de los implicados en el asesinato de su hermano huyó a Francia con la colaboración de la Guardia Civil.

Por su parte, el Concejal del ayuntamiento de Madrid en funciones, Mauricio Valiente, recalcó el compromiso de su equipo municipal con todas las víctimas del franquismo y de  los primeros años de la democracia.