PÉNDULOS

            Hay vidas que ni siquiera puedo imaginar.

            Consuela conocer horarios de oficina
            y de clases de danza,
            saber que hay una agonía lenta
                                                        y doliente
            que afecta a seres amados por otros.

            Es jueves
            y al mezclarme entre extraños, esta misma mañana,
            he visto el gesto que nos hace idénticos
            a pesar de reclamar un ser de oro,
            único e incomparable.

            Ese balancearse los brazos muertos
                                                        a lo largo del cuerpo,
            con un tic tac apenas perceptible
            que es tiempo real,
                        tiempo de descuento también.

            Pasos ciegos sobre un asfalto de aire,
            oxígeno para las uñas rotas.

(Itziar Mínguez Arnáiz)