Pepe Mejía | El Comando de Lucha Popular Por La Defensa del Valle de Tambo –en Arequipa, Perú- decidió ir a partir del lunes 5 de agosto a la huelga general indefinida y al mismo tiempo a la huelga de hambre. En solidaridad, la Federación Departamental de Trabajadores de Arequipa-FDTA convoca a partir del 5 de agosto a una Huelga General Indefinida con el objetivo que se extienda a nivel nacional.

Ante la magnitud y envergadura que está tomando la convocatoria de distintas movilizaciones con el mismo objetivo, el Gobierno, la patronal de empresas privadas (CONFIEP) y la transnacional Southern, están preparando el terreno para aplicar una violenta represión contra las organizaciones populares y sus movilizaciones.

El Coronel PNP Aguilar Lizarzaburu, Jefe de División del Orden Público de Arequipa, ha creado toda una patraña para atacar al pueblo, sostiene que ellos quieren: “causar sabotaje, daños a la propiedad pública, en especial toma de dependencias policiales, incendiar y hurtar las armas de corto y largo alcance, tomar como rehenes a los efectivos policiales e incendiar móviles de la PNP”. Las declaraciones de Lizarzaburu persiguen masacrar a los manifestantes motivando un mayor levantamiento del pueblo peruano. Hasta el 27 de mayo 2015, las fuerzas represivas en Tambo ocasionaron 5 muertos y numerosos heridos. Para ellos los muertos pobres no cuentan.

Una muestra del plan sicosocial que ha preparado el Gobierno y sus fuerzas represivas es este vídeo que busca la criminalización de la protesta y la justificación a una eventual intervención armada.

El pueblo arequipeño de Tambo defiende su valle. La gran minería impone la economía de enclave, explotan solo la localidad donde está la mina, no tienen un plan de desarrollo, no establecen encadenamientos de producción con otras industrias y localidades para ayudar a crear y desarrollar el mercado interno. Envenenan agua, plantas, animales y humanos; las minas se agotan, no así el agro que si es bien cuidado es más rentable que la mina.

La explotación minera ha regado el país con miles de desechos mineros, relaves peligrosos para la salud.

El valle de Tambo está más cerca de la costa que de la sierra, la costa tiene solo el 1,8% del total de agua del país para el 65% de la población que radica en la costa. De ahí que el problema de la agricultura en la costa es de tierra y agua. Las minas de Tía María y la Tapada serían de tajo abierto lo que contaminaría el aire, el agua desalinizada a ser bombeada contaminaría las capas freáticas del subsuelo afectando el agua del valle. Las tierras de cultivo del país solo representan el 5,5% del total de la superficie nacional, de allí que cada centímetro de tierra y cada centímetro cúbico de agua deben ser defendidas literalmente a muerte.

En este contexto, es importante implementar la solidaridad internacional con la lucha contra el proyecto minero de Tía María y la Tapada de Southern así como estar en alerta a la represión que se avecina.