(DES) ESPERANZA

me soltaron al amanecer.
oí un chirriar de cerrojos
una puerta se abrió. corrí.
los muros quedaron detrás.

mis ojos no divisaron luz.
escuché gritos     llantos
¿en qué mundo me encuentro?

camino entre verjas que saltan hombres
                                       que mueren en su intento
mujeres en jaulas de algodón índigo
me hablan sin que pueda ver su rostro
                                       (pero escucho su alma)
niños escuálidos
                     lloran
mientras me saludan cubiertos de moscas pero desnudos.

camino una playa desierta
con señales de balsas
de las que descienden soñadores negros
enmascarados de blancas ilusiones.

la lluvia ácida engendra ampollas
en los órganos amputados de su añoranza.
nubes de plomo y oscuridad
lo han ido cubriendo todo
navegan imparables.

¡quiero volver a mis rejas!

ellos corren en dirección contraria
se mueven entre callejones
                                 sin salida
oliendo a angustia     ardiendo en recuerdos.

les han arrancado sus miembros
todos sus miembros arrancados
para no implantar en sus muñones prótesis de esperanza.

han inyectado niebla en sus ojos,
                                          y ya no verán la luz jamás.

algunos se los arrancan y deambulan
con sus cuencas vacías a las que te asomas
y divisas a los nacidos para sufrir.

he guardado un ojo en una probeta de futuro
contenía un rayo de sol en su mirada.
un regalo al mundo que
heredaran los muertos.

(María Jesús Silva)