Gerardo García | El pasado domingo 8 de septiembre tuvo lugar en las inmediaciones del Centro Comercial de la urbanización Rosa Luxemburgo en Aravaca el acto de apoyo a Luis y Pedro Pastor. Dichos autores tenían planeada ese mismo día una actuación en el marco de las fiestas del barrio que fue cancelada de forma unilateral, lo que enseguida se interpretó como un ejercicio de censura por parte del nuevo Ayuntamiento de Madrid, liderado por José Luis Martínez Almeida, del Partido Popular.

El acto, presentado por el actor Carlos Olalla y la periodista Olga Rodríguez, y al que asistieron unas tres mil personas, se enfocó desde el primer momento en denunciar dicho veto, enmarcándolo dentro del ‘recorte generalizado de derechos y libertades’ que se observa no sólo a nivel estatal, sino también en el marco internacional, en medio de una acentuada ola reaccionaria y autoritaria. Así, la mayor demanda de la tarde fue la del máximo respeto a la libertad de expresión, lo que se plasmó, entre otras cosas, en el hashtag #NoALaCensura que se puso en circulación.

Durante casi cinco horas y medio desfilaron por el escenario multitud de personalidades principalmente del teatro, de la música y de la poesía, así como del tejido social y vecinal de Madrid para expresar su solidaridad con los artistas censurados y a favor de una cultura libre de todo veto. De este último ámbito, del asociacionismo vecinal, procedía Luis Arribas, que recordó que ya en las fiestas de Tetuán se canceló a última hora la actuación de Def Con Dos, con el pretexto de que dicho grupo había incitado recurrentemente al terrorismo. Como recordó el propio Arribas, la respuesta vecinal fue inmediata; poner insistentemente en las casetas feriales música de dicha formación de rap-metal.

Cantautor@s como Luis Ramiro, Rozalén, La Mare e Ismael Serrano, grupos de diversos géneros como Alpargata, Luciérnagas y Ombligo, poetas como Juan Carlos Mestre, personal del mundo académico y figuras como el cantaor Manuel Gerena y el actor Juan Diego, que aprovechó la ocasión para recitar el poema ‘Me queda la palabra’ de Blas de Otero, entre otr@s, precedieron con sus palabras y pequeñas actuaciones el primer ‘plato fuerte’ de la velada. Éste no era otro que concierto de Los Fesser, grupo de rock madrileño que, en un principio, había sido contratado por el ayuntamiento para suplir a Luis y a Pedro Pastor, pero que enseguida había renunciado a participar en las fiestas de Aravaca en solidaridad con los artistas censurados.

Éstos, junto a la cantante Lourdes Guerra, obviamente, se encargaron de cerrar el acto con sendas actuaciones que, en realidad fueron una. Llamadas a recuperar la Memoria Histórica, en defensa de la libertad de la expresión y contra la censura o reivindicaciones del término ‘aquelarre de izquierdas’, con el que el alcalde Martínez Almeida quiso descalificar el acto como algo positivo y de lo que enorgullecerse se fueron alternando con conocidas canciones de ambos autores como ‘Sin Flor’, ‘Desnudémonos’, ‘En Busca y Captura’, ‘Vengan a Ver’, ‘Mariposa de Noviembre’ o el célebre poema ‘Qué Fue de los Cantautores’.

La interpretación, junto al resto de invitad@s de ‘En la Frontera del Mundo’ precedió al colofón final del acto por parte de Alfonso Sobrino, presidente de Acrola (una de las dos asociaciones, junto con La Osa Mayor, habían organizado el evento) y nombrado oficiosa y cariñosamente ‘Alcalde de la Rosa’, en el que se volvió a insistir en la necesidad de oponerse a toda censura y de seguir revitalizando el tejido social, vecinal y popular de la ciudad.

Gerardo García es militante de Anticapitalistas.