Redacción | Tras años continuados de sistemática degradación del sistema público de transporte, la situación se hace insostenible tanto para usuarios como para los trabajadores, quienes ven cada vez mas difícil sostener un servicio de calidad.

En pleno auge del movimiento ecologista, que alcanzará su climax con la huelga climática de este 27 de septiembre, el papel del transporte publico juega un rol protagonista. Entendido como un elemento esencial para asegurar la movilidad y la conexión en el seno de grandes áreas metropolitanas como Madrid, se hace imprescindible la defensa de un transporte público que facilite la circulación desde y entre los barrios y ciudades de la región.

Los ataques continuados al transporte se vienen cometiendo a diferentes niveles. La reducción permanente de la plantilla de metro es uno de los impactos más notables, tanto en lo que respecta a maquinistas como al personal de mantenimiento y estaciones. Hasta el punto de no poner en marcha el mínimo de trenes establecido por el Consorcio Regional de Transporte de Metro de Madrid ni un sólo día. “Todo ello ha sido concienzudamente planificado por los responsables políticos y directivos de Metro y siguen profundizando sus planes destructivos para aumentar el desastre el año próximo” como señalan desde el propio comité de empresa de Metro.

Si destaca en el Metro la escasez en la plantilla, las condiciones de los que si se encuentran trabajando tienen que enfrentarse diariamente al veneno del amianto. Un mineral considerablemente tóxico para la salud, un veneno letal que ya ha provocado serias enfermedades entre la plantilla, incluso provocado la muerte de varios trabajadores. Una situación que como denuncian desde el comité “se trata de un grave problema de salud pública que no se está abordando con la seriedad debida”.

https://twitter.com/anticapiMadrid/status/1171390256165335041

Por su parte la Empresa Municipal de Transportes (EMT) tampoco se escapa del efecto privatizador. Con el nombramiento de Borja Carabante, uno de los artífices de la actual situación en Metro Madrid, el nuevo gobierno de la derecha en la ciudad deja clara su situación. Cosa que ya demostró desde el gobierno de la Comunidad de Madrid con la apertura de las puertas de la ciudad a la entrada de las empresas VTC de Uber y Cabify, en detrimento del servicio de taxi.

La manifestación se celebrará el próximo jueves 19 a las 19 horas y se desarrollará desde la plazaz de Cibeles a la puerta del Sol.