Redacción Madrid | Nace la Marea de Residencias en Madrid y con ella una fecha marcada en rojo en el calendario, el 23 de noviembre, sábado, movilización en defensa de la vida digna de los mayores y las trabajadoras de los cuidados.

La pasada semana, en una primera asamblea a la que acudieron más de un centenar de personas, se escenificó la pésima situación de los mayores y trabajadoras en las residencias de la Comunidad de Madrid. A dicho encuentro acudieron tanto trabajadoras de residencias y de los cuidados, así como familiares que llevan años denunciando la degradante situación que viven miles de personas mayores en las residencias de la región.

https://twitter.com/anticapiMadrid/status/1174729181411905536

Además de poner sobre la mesa la pésima situación en la que se encuentra este servicio, se planteó la necesidad de autoorganizarse. Un espacio desde donde familiares y trabajadoras impulsarán un movimiento que presione para asegurar “una atención centrada en las personas” como señalan desde la propia plataforma. Aumentar los ratios de personal, mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras, mejorar la atención a los mayores, asegurar el papel del agente público en lugar de empresas privadas en el sector…estas son sólo algunas de las demandas centrales que se vienen denunciando desde el movimiento y serán ejes centrales de esta plataforma. Una campaña que pueda concretarse en una nueva “ley de residencias” que asegure un servicio de calidad.

El foco estaba claro en dicha asamblea, señalando a las empresas que se encuentran haciendo negocio con la vida de personas mayores y con la Comunidad de Madrid, gobernada durante décadas por la derecha que ha auspiciado el papel de dichas compañías. Desde la Marea de Residencias la voluntad de confluir con otros sectores vinculados a la salud y el servicio sanitario es claro desde el primero momento y así se ha plasmado en su primera asamblea.

Como parte de la campaña se sucederán actos de presentación en diferentes zonas y municipios de la Comunidad, reuniones con colectivos y una fuerte campaña de propaganda para dar a conocer al conjunto de la ciudadanía la situación que se viven actualmente en las residencias de mayores de Madrid.