María Eugenia García Nemocón | Desde el activismo desarrollado desde el 8M hemos tenido claro el enlazar con reivindicaciones ecofeministas, con una visión de que estas prácticas y propuestas deben ser para dar soluciones no sólo a las mujeres sino a la crisis sistémica y planetaria.

Es así como para la huelga de consumo, se elaboró un argumenario y se propusieron acciones para concienciar sobre cómo el tipo de productos que consumimos tiene efectos sobre el medio ambiente, así como sus consecuencias en comunidades y poblaciones del Sur global, en su despojo tanto territorial como cultural y en sus formas de sobrevivencia.

En ese contexto la huelga de consumo con diversas acciones era una de las que en este año se le dio más preponderancia.

Teniendo en cuenta las movilizaciones y acciones entorno a la jornada de huelga mundial por el clima, compañeras de la comisión 8M y de ecofeminismos propusieron una asamblea abierta para desde el feminismo y ecofeminismo, unirnos a estas propuestas y además hacer actividades y Argumentario propio. A esta 1ª asamblea asistieron muchas organizaciones y compañeras, las cuales tuvimos claro que era necesario conformar un grupo propio de Feministas por el clima.

Entre las acciones propuestas está la de visibilizar las voces del Sur, que, aunque hace cientos de años están denunciando el expolio y los efectos humanos y medioambientales, no se escuchan por estar invisibilizadas y racializadas. El texto que exponemos a continuación es parte de esa acción.

 

Las otras Gretas del Sur invisibilizadas y Criminalizadas

“Soy porque Somos”


En febrero de 2010, Bety Cariño Trujillo decía: “Se acerca el tiempo de los pueblos de abajo, de las mujeres insumisas. La larga noche de los 500 años aún no termina. La Niña, la Pinta y la Sta. María ahora llevan el nombre de Iberdrola, Endesa, Gamesa. Se hace impostergable la presencia de nosotras las mujeres que defendemos los DDHH. Queremos construir un mundo con justicia y dignidad, sin ningún tipo de discriminación”. Poco después de este discurso Bety fue asesinada en Oaxaca México. Por su acción en defensa del territorio y de todas las vidas asociadas a él y en contra del expolio transnacional y de los TLC y transgénicos. Como ella miles de mujeres y hombres están siendo criminalizados, despojados de sus territorios y asesinados en los Sures; son esas otras Gretas que desde hace mucho defienden el agua y los elementos de la naturaleza como bien común, pero sus voces han sido silenciadas, su presencia invisibilizadas, porque proceden de esos sures donde sus saberes son minusvalorados por el establecimiento de patrones de dominación coloniales, racistas, patriarcales y capitalistas. Greta no dice nada diferente a lo que estas mujeres y hombres han estado denunciando y cuya acción en la defensa de sus cuerpos, territorios y naturaleza en muchos casos les ha costado la vida…

Si realmente queremos poner las vidas en el centro deben ser todas, de cualquier procedencia, latitud, religión, color o especie; debemos estar contra su expolio, criminalización y despojo; que efectúan las transnacionales en complicidad con gobiernos y empresas locales, que dicen que son necesarias para el desarrollo. Pero no el desarrollo para el buen vivir o desde el punto de vista comunitario y de los bienes comunes; sino el desarrollo de la institucionalidad y de las grandes empresas, que es el de la acumulación de capitales y de bienes

Para transcender este sistema patriarcal, capitalista, racista y colonial, que es desigual, sin equidad y sin justicia; debemos plantearnos que la vida en los nortes está asociada a esas otras vidas que apenas sobreviven porque donde habitan tienen materias primas que en gran porcentaje acabarán en estos territorios. Un gran movimiento por otro tipo de consumo y alimentación, teniendo en cuenta lo necesario para la vida, el boicot a las grandes multinacionales y sus productos, generar acciones para el control colectivo/comunitario y local del territorio, subsuelo y bienes naturales, con relaciones de equidad entre géneros y respetando los ciclos naturales y a esas otras vidas animales que también son sometidas. El cambio climático es indudablemente una prioridad y por eso debemos defender formas de vida más sustentables, de pueblos sin voz y que están siendo aniquilados…

 

María Eugenia García Nemocón pertenece a la comisión Argumentario del 8M, a la Comisión Ecofeminismo de Ecologistas en Acción y es militante de Anticapitalistas.