Óscar López (*) | Todo empezó el viernes 12 mayo cuando llegué a Aspe, fui a dar una vuelta por mi barrio y observé que había un circo que iba a realizar actuaciones para niñ@ Un espectáculo normal hasta que una conocida que vive enfrente me comenta que hay camiones que parecen tener animales. A los minutos nos llega por el grupo de WhatsApp de Aspe Joven una foto de un agujero del remolque del circo en la que se aprecia un león. Por desgracia había un circo con animales enjaulados a pesar de la normativa municipal que indica que no pueden haber circos con núcleos zoológicos en nuestra localidad. En ese momento todo Aspe Joven empieza a moverse. Miramos vídeos en las redes sociales del circo, y vemos que normalmente tenían un caballo enano, un búfalo, una llama y 2 leones. Entonces le digo a la chica que me había comentado lo de los camiones si había visto abrir las jaulas y me responde con un no, que esos camiones llevan varios días sin abrirse. Es decir, no habían recibido ni un rayo de luz, en definitiva, estaban ocultos a la población dado que sabían que podían ser sancionados.

A partir de esto, el viernes por la tarde me personé en el cuartel de la Policía Local para avisar que tenían animales en Aspe ilícitamente. También contacto con el alcalde para avisarle para que agilizase la sanción correspondiente, que tendría que haber sido desmantelar el circo ese mismo viernes. Entonces, me envía un audio que con la foto que teníamos habían iniciado el acta de multa y de sanción, y además, que iba a ir un cuerpo de la policía a ver a los animales que tenían. Seguidamente, tras ver la pasividad de las autoridades, después de solicitarles el permiso, les digo a los policías que si van a hacer algo con los animales contestando con un “tienen todo en regla”, que los animales se iban a ir el lunes de Aspe a una protectora de Villena llamada Primadomus. El alcalde Antonio Puerto me confirma lo que la policía me ha dicho, que todos los animales se iban a ir a una protectora, pero seguía siendo ilegal porque Aspe seguía participando con una empresa privada que ha maltratado animales. Después de que el viernes llevasen a cabo su espectáculo, al día siguiente me presenté en el circo para que me enseñaran los papeles de los animales que iban a llevar a la protectora pero me recibieron con empujones, insultos y amenazas de paliza si volvía por allí… Todo tenía pinta de ser una farsa de los circenses y al ver que el ayuntamiento aún no había hecho nada decidí bajar otra vez a la Policía Local a ver si iban a solucionar la situación ilegal del Circo Europa en Aspe, y como era de esperar mostraron indiferencia ante la situación de los animales.

A partir de aquí decidimos hacer una actuación directa delante del circo con ayuda de varias asociaciones como Dignidad Animal, de varias protectoras y nos advierten que tenemos que avisar a las autoridades como es debido por si hay detenidos en una concentración ilegal. Entonces decidimos ir a los juzgados de primera instancia sobre las 4 que estaba en Novelda para avisar y estaba cerrado, después pensamos que ir a la Guardia Civil podría evitar multas al avisar a las autoridades de nuestra acción con carácter de urgencia.

Aun sin contar con el apoyo de ninguna autoridad decidimos seguir adelante con nuestro proyecto. Cogemos materiales improvisados y unos folletos que nos pasaron nuestr@s compañer@s y los imprimimos. Fuimos a la puerta a concienciar a los consumidores, conseguimos que alguna persona no entrara al enterarse que era un circo con animales en jaulas. Al ver esto los trabajadores del circo empezaron a gritarnos. Cada vez venían más, empezaban a gritarnos, incluso con empujones. Hasta que en uno de esos empujones salieron como 5 personas corriendo y empezaron a pegar puñetazos a todo lo que se ponía en medio, incluso tiraron a una mujer mayor que trabajaba en el circo. Entonces, tras arañazos y puñetazos en la espalda intenté que no pisaran a la mujer los propios trabajadores del circo que estaban como locos. Cuando me dí cuenta solo estábamos un compañero y yo en medio de los 12-15 circenses, mientras que mi compañero estaba intentando que soltaran su camiseta yo intentaba calmar las cosas y acabe recibiendo un puñetazo en el pómulo. Después de la agresión fuimos a la Guardia Civil a presentar la denuncia y nos encontramos con otra humillación: nos advertían de que si denunciamos íbamos a salir perdiendo.

A todo esto el alcalde se ha dedicado a decir que desde Aspe Joven hemos tergiversado la información que nos dio. Que se enteró el sábado por la noche de los animales y que el viernes como no sabían nada no pudieron desmantelar el circo, por ende, no revisaron la instalación del circo cuando se instaló, no revisaron si tenía animales, etc. Tras este cúmulo de despropósitos y del linchamiento de los ciudadanos a las autoridades competentes tomaron la decisión el domingo de llevar los animales sin el permiso de transporte a Monforte del Cid a un descampado sin supervisión alguna. Miembros de Aspe Joven fuimos allí a comprobarlo, llamamos al Seprona y los volvieron a llevar a Aspe a un sitio donde tampoco creía que los iba a ver nadie, detrás del punto limpio, y también los encontramos. El alcalde el domingo se personó junto con la policía en el circo y les dijo que tenían que irse, pero a pesar de la orden del alcalde el circo hizo las actuaciones de ese día.
El lunes después de las mentiras del alcalde al decir que se enteró tarde de que estaban ocultos, de las trabas burocráticas y del mal trabajo de los cuerpos policiales nos reunimos con el alcalde y nos enseñó que solo tenían los papeles para llevar a los leones, no tenían preparados llevar a todos los animales del circo como se encargó de decirnos el alcalde, como dijeron los trabajadores ese fin de semana.

A pesar de todo, el Circo Europa ha hecho un compromiso público con el alcalde y con la asociación de dar todos sus animales, no sé si habrá sido gracias a nosotros o no, pero es una buena noticia al ser el primer circo que va a dar todos sus animales a una protectora. Pero, aun así, han hecho negocio de unos animales enjaulados en un municipio que lo tenía prohibido.

En conclusión, estamos descontentos con la Guardia Civil, la Policía Local y el ayuntamiento al decir que no tenía constancia de los animales hasta el sábado por la noche cuando yo avise al alcalde el viernes a las 5 de la tarde y en la intentona de lavarse la cara ha dicho que hemos tergiversado. Afortunadamente, finalmente, ha sido la denuncia social quien lo ha conseguido.

(*) Óscar López es militante de @AspeJoven.